¿Cómo redactar la visión de mi empresa?

Un punto súper importante para el éxito de una empresa es tener definidos los objetivos, a dónde quiere llegar la empresa en un determinado plazo.

La filosofía corporativa está infravalorada, muchos emprendedores y empresarios no se imaginan el impacto que puede llegar a tener el establecer una misión, visión y los valores de su empresa.

Esto ayuda principalmente a crear un lazo de pertenencia por parte de los colaboradores, que se sientan identificados con los valores y el propósito, también ayuda a clientes externos y proveedores a comprender la razón de ser y por último, mantiene al propietario sobre una línea, ayuda a no perder su rumbo y mantener su vista al futuro.

Al tener definida una filosofía corporativa, es más fácil construir una imagen y comunicación congruente que gire al rededor de la misma.

El día de hoy vamos a hablar más específicamente acerca de la visión de la empresa, qué es, por qué es importante tenerla y algunas recomendaciones para determinarla. 

Comencemos por definir, qué es la visión en una empresa; como lo dice su nombre, la visión determina hacia dónde va la empresa.

Al diseñar una visión, se asume un compromiso, en cual todo el equipo está involucrado para lograr alcanzarlo. Por eso es importante que todos los colaboradores conozcan y compartan esta visión, así todo el equipo en conjunto trabajará por un mismo objetivo. 

RECOMENCACIONES PARA DETERMINAR LA VISIÓN DE TU EMPRESA.

1- No hay límites.

Deja volar tu imaginación, ¿Cómo quieres que sea tu empresa en un futuro?, por ejemplo; en 5 años. Los límites los estableces tu mismo, pero recuerda que lo que plasmes en la visión será un compromiso que deberás de cumplir.

2- Establece los valores primero.

Las bases de una empresa responsable y exitosa es definir (y seguir) valores, aquellos que no pueden romperse.

Al definir una visión, estas proponiendo un reto, pero esto no significa que sea algo que debes cumplir a cualquier precio, sino que cada acción, debe apegarse al código moral establecido.

3- Debe ser amplia y muy detallada.

Una visión escrita a base de generalidades, no sirve. Poner cosas como “ser los mejores” “ser el más grande” es una forma incorrecta de definir una visión.

Siempre debe incluir el “qué, cómo, cuándo y por qué” De esta forma, cada miembro del equipo sabrá cómo puede participar y contribuir para lograrlo.

No es necesario hablar en cifras, es decir, la meta dentro de la visión no debe ser expresada en cantidad de ventas, de sucursales, etc.

Jamás guardes la filosofía empresarial para ti mismo o para los socios y directivos, cada uno de los colaboradores debería conocerla, sentirse identificado, compartir y luchar por alcanzar los mismos objetivos en conjunto.

¿Considera importante establecer filosofía empresarial? ¿O crees que no tiene nada que ver con el éxito de la empresa? ¡Cuéntanos en los comentarios!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *